Evaluación y promoción en Primaria, ESO y Bachillerato

Evaluación en Primaria

La evaluación persigue comprobar el grado de adquisición de las competencias y el logro de los objetivos de la etapa educativa. Para tal fin, el currículo básico de la Educación Primaria establece como referentes los criterios de evaluación y estándares de aprendizaje evaluables, recogidos en:

  • El Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria.
  • En el ámbito regional, en la orden EDU/519/2014, de 17 de junio, por la que se establece el currículo y se regula la implantación, evaluación y desarrollo de la educación primaria en la Comunidad de Castilla y León.

La evaluación de los procesos de aprendizaje del alumnado tendrá carácter continuo y global y atenderá al progreso del alumno o la alumna en el conjunto de las áreas. De este modo, cuando dicho progreso no sea el adecuado, se establecerán medidas de refuerzo educativo, dirigidas a garantizar la adquisición de las competencias imprescindibles para continuar el proceso educativo.

Los resultados de la evaluación se expresarán en los siguientes términos: Insuficiente (IN), Suficiente (SU), Bien (BI), Notable (NT), Sobresaliente (SB), considerándose calificación negativa el Insuficiente y positivas todas las demás. El nivel obtenido será indicativo de una progresión y aprendizaje adecuados, o de la conveniencia de la aplicación de programas dirigidos al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo o de otras medidas.

En cualquier caso, además de los aprendizajes del alumnado, los maestros deberán evaluar los procesos de enseñanza y su propia práctica docente, para lo que se establecerán indicadores de logro en las programaciones docentes.

Por otra parte, los centros docentes realizarán una evaluación individualizada a todos los alumnos y las alumnas al finalizar el tercer curso de Educación Primaria, según dispongan las Administraciones educativas, en la que se comprobará el grado de dominio de las destrezas, capacidades y habilidades en expresión y comprensión oral y escrita, cálculo y resolución de problemas. De igual modo, realizarán una evaluación final al término de sexto curso, en la que se comprobará el grado de adquisición de la competencia en Comunicación lingüística, de la Competencia Matemática y de las Competencias básicas en ciencia y tecnología, así como el logro de los objetivos de la etapa. Esta evaluación se recogerá en un informe que será entregado a los padres/tutores, y que tendrá carácter informativo y orientador para los centros.

evaluacion-final-educacion-primaria

Promoción en Primaria

El alumno promociona siempre que se considere que ha logrado los objetivos y ha alcanzado el grado de adquisición de las competencias correspondientes. De no ser así, podrá repetir una sola vez durante la etapa, con un plan específico de refuerzo o recuperación. Se atenderá especialmente a los resultados de la evaluación individualizada al finalizar el tercer curso de Educación Primaria y de final de Educación Primaria.

Evaluación en Secundaria

La evaluación del proceso de aprendizaje del alumnado de la Educación Secundaria Obligatoria será continua, formativa e integradora. Las sesiones de evaluación son coordinadas por el profesor tutor y a ellas asisten todos los profesores que integran el equipo docente del grupo de alumnos.

Los resultados de la evaluación se expresarán mediante una calificación numérica, sin emplear decimales, en una escala de uno a diez, que irá acompañada de los siguientes términos: Insuficiente (IN), para calificaciones del 1 al 4, Suficiente (SU), para la calificación de 5, Bien (BI), para 6 Notable (NT), para 7 y 8, o Sobresaliente (SB), para 9 y 10. Se considerarán negativas las calificaciones inferiores a cinco

Con la finalidad de facilitar que todos los alumnos y alumnas logren los objetivos y alcancen el adecuado grado de adquisición de las competencias correspondientes, se establecerán medidas de refuerzo, con especial atención a las necesidades específicas de apoyo educativo. La aplicación personalizada de las medidas se revisará periódicamente y, en todo caso, al finalizar el curso académico.

Se establecerán las medidas más adecuadas para que las evaluaciones se realicen en condiciones adaptadas a las necesidades del alumnado con necesidades educativas especiales. Las Administraciones educativas deben establecer las condiciones para que los centros organicen las pruebas extraordinarias oportunas para facilitar a los alumnos y alumnas la recuperación de las materias con evaluación negativa.

Al final de cada uno de los cursos de Educación Secundaria Obligatoria se entregará a los padres, madres o tutores legales de cada alumno o alumna un consejo orientador, que incluirá un informe sobre el grado de logro de los objetivos y de adquisición de las competencias correspondientes, así como una propuesta a padres, madres o tutores legales o, en su caso, al alumno o alumna del itinerario más adecuado a seguir, que podrá incluir la incorporación a un Programa de Mejora del Aprendizaje y el Rendimiento (PMAR) o a un ciclo de Formación Profesional Básica (FPB).

Promoción en Secundaria

Las decisiones sobre la promoción del alumnado de un curso a otro, dentro de la etapa, serán adoptadas por el conjunto de profesores del alumno o alumna, atendiendo al logro de los objetivos de la etapa y al grado de adquisición de las competencias correspondientes.

Los alumnos y alumnas promocionarán de curso cuando hayan superado todas las materias cursadas o tengan evaluación negativa en dos materias como máximo, y repetirán curso cuando tengan evaluación negativa en tres o más materias, o en dos materias que sean Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas de forma simultánea. A estos efectos, sólo se computarán las materias que como mínimo el alumno o alumna debe cursar en cada uno de los bloques.

Excepcionalmente, podrá autorizarse la promoción de un alumno o alumna con evaluación negativa en dos materias cuando estas sean Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas de forma simultánea, o en tres que no incluyan al mismo tiempo a las dos anteriores, siempre que el equipo docente considere que el alumno o alumna puede seguir con éxito el curso siguiente, que tiene expectativas favorables de recuperación y que la promoción beneficiará su evolución académica, y siempre que se apliquen al alumno o alumna las medidas de atención educativa propuestas en el consejo orientador.

ESO_promocion

La repetición se considerará una medida de carácter excepcional, que solo podrá aplicarse una vez en un mismo curso, y dos veces en toda la etapa, y solo tras haber agotado las medidas ordinarias de refuerzo y apoyo. En todo caso, las repeticiones se establecerán de manera que las condiciones curriculares se adapten a las necesidades del alumno o alumna y estén orientadas a la superación de las dificultades detectadas.

Titulación en Secundaria

Para obtener el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria será necesario superar la evaluación final y obtener una calificación final de la etapa igual o superior a 5 puntos sobre 10. Dicha calificación final se deducirá de la siguiente ponderación:

  • La media de las calificaciones numéricas obtenidas en cada una de las materias cursadas en Educación Secundaria Obligatoria tiene un peso del 70 %.
  • La nota obtenida en la evaluación final de Educación Secundaria Obligatoria tiene un peso del 30 %.

Acceso

Evaluación en Bachillerato

La evaluación del aprendizaje será continua y diferenciada según las distintas materias y se llevará a cabo teniendo en cuenta los diferentes elementos del currículo.

El alumnado podrá realizar una prueba extraordinaria de las materias no superadas, en las fechas que determinen las Administraciones educativas.

El profesor de cada materia decidirá, al término del curso, si el alumno o la alumna ha superado los objetivos de la misma, tomando como referente fundamental los criterios de evaluación.

El equipo docente, constituido por los profesores de cada alumno o alumna coordinados por el profesor tutor, valorará su evolución en el conjunto de las materias y su madurez académica en relación con los objetivos del bachillerato así como, al final de la etapa, sus posibilidades de progreso en estudios posteriores.

Promoción en Bachillerato

Se promocionará del primer al segundo curso cuando se hayan superado todas las materias cursadas o se tenga evaluación negativa en dos materias como máximo. Quienes promocionen al segundo curso sin haber superado todas las materias, deberán matricularse de las materias pendientes del curso anterior. Cuando el alumno tenga materias pendientes de segundo curso se matriculará solamente en éstas (no hay que volver a cursar las materias aprobadas).

Titulación en Bachillerato

Quienes cursen satisfactoriamente el bachillerato en cualquiera de sus modalidades recibirán el Título de Bachiller, que tendrá efectos laborales y académicos. Para obtener el título de Bachiller será necesaria la evaluación positiva en todas las materias de los dos cursos de bachillerato.

El alumnado que finalice las enseñanzas profesionales de música y danza, obtendrá el título de Bachiller si supera las materias comunes del bachillerato.

La LOMCE elimina las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) tal y como las conocemos y contempla una prueba final de Bachillerato que comenzaría a realizarse a finales del curso 2016-2017. Esta circunstancia ha sido duramente criticada y todavía no está concretada, por lo que, por el momento, no es segura su realización.

Universidad

 

Las programaciones didácticas

La programación didáctica es el instrumento específico de planificación, desarrollo y evaluación de cada una de las áreas y en ella se concretarán los distintos elementos del currículo para el desarrollo de la actividad docente en cada curso.

Anualmente, al inicio del curso escolar y de acuerdo con la propuesta curricular, de la que formarán parte, la comisión de coordinación pedagógica establecerá los criterios para la elaboración y evaluación de las programaciones didácticas.

En Secundaria, el jefe de cada departamento coordinará la elaboración de las programaciones didácticas correspondientes, que correrá a cargo del profesorado del mismo, y serán aprobadas por el Claustro de profesores del centro en el marco de la propuesta curricular.

Las programaciones didácticas deberán contener al menos los siguientes elementos:

a) Secuencia y temporalización de los contenidos.

b) Estándares de aprendizaje evaluables que se consideran básicos.

c) Decisiones metodológicas y didácticas.

d) Perfil de cada una de las competencias.

e) Concreción de elementos transversales que se trabajarán en cada área.

f) Medidas que promuevan el hábito de la lectura.

g) Estrategias e instrumentos para la evaluación de los aprendizajes del alumnado y criterios de evaluación y calificación.

h) Actividades de recuperación de los alumnos con materias pendientes de cursos anteriores.

i) Medidas de atención a la diversidad.

j) Materiales y recursos de desarrollo curricular.

k) Programa de actividades extraescolares y complementarias.

l) Procedimiento de evaluación de la programación didáctica y sus indicadores de logro.

Las programaciones serán objeto de una memoria final que evalúe los resultados alcanzados, la práctica docente, la coordinación interna del departamento de coordinación didáctica correspondiente y cuantos otros aspectos didácticos y académicos sean pertinentes, a juicio del propio departamento o a instancia del Jefe de Estudios.

La propuesta curricular

El currículo que fija la administración para cada una de las etapas es prescriptivo, y será concretado, desarrollado y complementado por el equipo docente mediante la elaboración de la correspondiente propuesta curricular. Para ello se tendrán en cuenta las directrices para su elaboración, revisión y evaluación establecidas por la Comisión de Coordinación Pedagógica.

La propuesta curricular  formará parte del proyecto educativo e incluirá, al menos, los siguientes elementos:

a) Adecuación y concreción de los objetivos de etapa de acuerdo con lo establecido en el proyecto educativo.

b) Contenidos, criterios de evaluación y estándares de aprendizaje evaluables correspondientes a cada materia y curso.

c) Decisiones de carácter general sobre métodos pedagógicos y didácticos.

d) Criterios para el agrupamiento del alumnado, así como para la organización y horarios de curso.

e) Criterios de selección de materiales de desarrollo curricular.

f) Criterios generales de evaluación de los aprendizajes del alumnado, teniendo en cuenta las adaptaciones realizadas para el alumnado con necesidades educativas especiales.

g) Criterios de promoción del alumnado.

h) Criterios generales para la atención de las actividades de evaluación y recuperación de los alumnos con materias pendientes de otros cursos.

i) Orientaciones para incorporar los elementos transversales.

j) Programaciones didácticas de materia y curso.

k) Criterios y procedimientos para la evaluación anual de la propuesta curricular.

La propuesta curricular de los centros sostenidos con fondos públicos será informada por el Consejo Escolar del centro y aprobada por el Claustro de profesores. En los centros privados la elaboración y aprobación de las propuestas curriculares se realizará según su distribución interna de competencias.

La propuesta curricular se concreta en las programaciones didácticas de cada una de las áreas:

Curriculo

Niveles de concreción curricular. Fuente: elaboración propia.

El currículo de la LOMCE

Según la LOMCE, el currículo es la regulación de los elementos que determinan los procesos de enseñanza y aprendizaje para cada una de las enseñanzas y consta de los siguientes elementos curriculares:

elementos-curriculares

Los objetivos se entienden como los referentes relativos a los logros que el alumno debe alcanzar al finalizar el proceso educativo como resultado de las experiencias de enseñanza y aprendizaje intencionalmente planificadas para tal fin. Observa en los siguientes ejemplos que siempre se formulan en infinitivo:

Conocer la evolución y el marco normativo actual del Sistema Educativo Español.

Identificar las partes fundamentales de la flor.

Formular las leyes de la dinámica de Newton.

Es decir, los objetivos son las metas o propósitos a alcanzar, y puede ser:

  • Generales (como los objetivos de etapa) o concretos (como los objetivos de cada unidad didáctica).
  • Operativos/cerrados (indican acciones fijas, siempre las mismas y en el mismo orden, son de interpretación unívoca y exigen los mismos resultados a todos los alumnos) o abiertos (se refieren a tareas cuyas acciones varían de unos a otros, no comportan un mismo orden y su consecución no comporta los mismos resultados a todos, sino resultados distintos y singulares).
  • Comunes (cuyo logro es necesario para todos los estudiantes) o individuales (aquellos que, sin ser necesarios para todos, marcan distintas posibilidades en función de las diferentes condiciones de cada alumno).

Las competencias son las capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos. Aparecen detalladas aquí.

Los contenidos son el conjunto de conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes que contribuyen al logro de los objetivos de cada enseñanza y etapa educativa y a la adquisición de competencias. Los contenidos se ordenan en asignaturas, y se clasifican en conceptuales, procedimentales y actitudinales:

objetivos-vs-contenidos

  • Los contenidos conceptuales indican lo que el alumno debe “saber sobre algo”: no suponen acción, es decir, son estáticos, y deben formularse con sustantivos propios del área (a partir de los objetivos, por supresión del verbo).
  • Los contenidos procedimentales señalan lo que el alumno debe “saber hacer”: son habilidades, acciones o procedimientos y se formulan con sustantivos propios del área seguidos de la preposición “de” (sustantivación del verbo que aparece en el objetivo).
  • Los contenidos actitudinales implican “saber ser”: se relacionan con comportamientos, conductas, valoraciones, opiniones o juicios y se formulan como los anteriores.

La metodología didáctica es el conjunto de estrategias, procedimientos y acciones organizadas y planificadas por el profesorado, de manera consciente y reflexiva, con la finalidad de posibilitar el aprendizaje del alumnado y el logro de los objetivos. Comprende tanto la descripción de las prácticas docentes como la organización del trabajo de los docentes.

Los criterios de evaluación definen lo que se quiere valorar, lo que el alumnado debe lograr, tanto en término de conceptos como en procedimientos o actitudes.

Los estándares de aprendizaje son concreciones de los criterios de evaluación que permiten definir los resultados de los aprendizajes y concretan mediante acciones lo que el alumno debe saber y saber hacer en cada asignatura. Deben permitir graduar el rendimiento o logro alcanzado. Tienen que ser observables, medibles y evaluables ya que contribuyen y facilitan el diseño de pruebas estandarizadas y comparables.

El Gobierno se encargará del diseño del currículo básico con el fin de asegurar una formación común y el carácter oficial y la validez en todo el territorio nacional de las titulaciones. A partir de la planificación curricular establecida por la Administración, cada centro elaborará una propuesta curricular adaptada a sus propios objetivos, que incluirá las programaciones de área de cada una de las áreas y etapas educativas:

Curriculo

Niveles de concreción curricular. Fuente: elaboración propia.

Los reales decretos que regulan el currículo básico en Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato son:

En Castilla y León:

  • Orden EDU/519/2014, de 17 de junio, por la que se establece el currículo y se regula la implantación, evaluación y desarrollo de la educación primaria en la Comunidad de Castilla y León.
  • Orden EDU/362/2015, de 4 de mayo, por la que se establece el currículo y se regula la implantación, evaluación y desarrollo de la educación secundaria obligatoria en la Comunidad de Castilla y León.
  • Orden EDU/363/2015, de 4 de mayo, por la que se establece el currículo y se regula la implantación, evaluación y desarrollo del bachillerato en la Comunidad de Castilla y León.